La gallina o el huevo. La famosa polémica entre el análisis fundamental y el análisis técnico

La mayoría de los traders argumentan que solo operan con patrones técnicos, otros explican cómo esos patrones se basan en indicadores económicos o noticias fundamentales. Ambos tienen razón, sin embargo, vamos a entrar en esta gran polémica tratando de decidir ¿qué fue primero, la gallina o el huevo?


Para empezar, vamos a entender el análisis técnico como “la disciplina del trading empleada para evaluar las inversiones e identificar oportunidades de inversión en las tendencias y patrones de precios vistos en los gráficos” (Investopedia.com). En otras palabras, el estudio de precios y volúmenes históricos. Por otra parte, el análisis fundamental es “el método para evaluar el valor intrínseco de un activo y analizar los factores que podrían influir en su precio en el futuro” (ig.com), con esta diferenciación se puede explorar el valor real de ambos tipos de análisis.


El análisis técnico está formado por indicadores técnicos y la acción del precio. Los indicadores técnicos buscan predecir que sucederá con el precio analizando únicamente información pasada de él, a través de cálculos matemáticos (que es como se construyen los indicadores) encontrar oportunidad y mayor probabilidad a favor del movimiento del precio del activo. Por parte de la acción del precio, básicamente se intenta estudiar los patrones y figuras que puede generar el precio en un determinado periodo.


Por otro lado, el análisis fundamental tiene un universo completo de fuentes que podrían influir en el movimiento del precio. Comenzando desde los datos financieros muy específicos (valor intrínseco) del activo, hasta el panorama general de la economía local, regional e incluso global. Estas fuentes son: indicadores económicos, perspectiva geopolítica, política fiscal y monetaria de un país, valoración relativa, noticias, correlación entre activos, acuerdos económicos, tweets, etc.


Lo anterior nos demuestra como el análisis técnico busca principalmente identificar una ventaja matemática en el momento de realizar cada inversión. Las decisiones que se toman son basadas en esa probabilidad, que el movimiento del precio sea a favor del trade. En cambio, en el análisis fundamental gran parte de la información relevante que esta públicamente expuesta se encuentra ya descontada en el precio, es decir, el posible impacto que esa información pudiera tener en el precio ya lo tuvo.


La alta liquidez de los mercados y la facilidad de encontrar información públicamente expuesta, deriva en que al primer momento en que las noticias o acontecimientos económicos son públicos, decenas de miles de algoritmos e inversionistas se encarguen de que el precio se ajuste al impacto de la información. Por esto el análisis fundamental tiene mayor relevancia cuando se hacen análisis en el mediano y largo plazo, porque a partir de esa información que ya se conoce, se pueden estimar predicción de los posibles escenarios en los cuales se puede mover un activo.


En otras palabras, tanto el análisis técnico como el fundamental tienen puntos significativos a los que prestar atención. Sin embargo, en términos fundamentales, el potencial en la tendencia a mediano y largo plazo es enorme, mientras que los analistas técnicos pueden mostrar detalles desde marcos de tiempo micro hasta el macro. Por eso los Day Traders profesionales prefieren el análisis técnico en lugar del fundamental, pero también los grandes inversores famosos como Warren Buffet solo hablarán sobre fundamental.


Así vemos cómo ambos análisis ayudan principalmente dependiendo del tipo de inversionista que seas, y demuestran claramente que la conjunción de los dos da paso a análisis mucho mas robustos y con sustento tanto matemático como económico.


En pocas palabras, siempre habrá los que piensen que fue primero el huevo y los que siempre estén a favor de la gallina.

More content.

Or discover all the articles